EL MEJOR CUMPLEAÑOS, EN EL HOTEL MONTERREY BY PIERRE & VACANCES - Always Bella BCN
5068
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-5068,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

EL MEJOR CUMPLEAÑOS, EN EL HOTEL MONTERREY BY PIERRE & VACANCES

El 27 de octubre fue mi cumpleaños. Cumplí 40 súper años (aún no me lo creo), y más que nunca me apetecía celebrarlo en un lugar tranquilo y de lo más especial para mí. Así que cuando Pierre & Vacances me ofreció la posibilidad de celebrarlo con una estancia de fin de semana largo en el Hotel Monterrey de Roses, no lo dudé ni un instante.

Volvía allí donde pasé mi infancia y donde crecí hasta que, a los 18 años, vine a Barcelona para iniciar mis estudios universitarios. Siempre he creído que el cuerpo es sabio, y que nota cuando vuelve a la que fue su casa. Y es que Roses tiene unos efectos muy concretos para mí: nostalgia por los momentos vividos; sonrisas por los recuerdos más bonitos junto a mi padre; ganas de jornadas de playa eternas junto a mi madre… y es que cada rincón de ese pueblo de la Costa Brava me trae un montón de recuerdos a la cabeza.

Sin duda mi estancia en el Hotel Monterrey by Pierre & Vacances puso la guinda perfecta al pastel –nunca mejor dicho-. Nos hicieron falta dos minutos para sentir uno de los aspectos que más destacaría de este hotel: la amabilidad de su personal. Cercanas, atentas, amables, cariñosas… así son las personas que conforman la familia de este bonito lugar.

Vistas maravillosas al mar

En cuanto a las instalaciones en sí, partamos primero de la idea que se encuentra en pleno paseo marítimo de Roses, y que tiene acceso directo a la playa. Wil y yo estuvimos en una habitación doble con un bonito balcón desde donde estuvimos horas y más horas contemplando y escuchando el mar. Cuidada hasta el más mínimo detalle, cálida y acogedora, estuvimos tan y tan a gusto que incluso a veces nos teníamos que obligar a salir.

El mejor desayuno

Y qué decir de su servicio de desayuno, sin duda uno de los mis momentos favoritos del día mientras estuvimos allí. En un salón enorme, comida de primera calidad en abundancia, y de lo más variada. Desde allí puedes contemplar directamente la piscina de la que dispone el hotel, así como el paseo marítimo. Destacar también su sala de fitness y su súper relajante sauna. Para aquellos que lo deseen, el establecimiento dispone también de un restaurante con buffet u opción a la carta, muy recomendable.

Desde aquí quiero agradecer muy especialmente al personal del hotel el cariño que nos brindaron. También a Pierre & Vacances por haber contribuido de una forma tan especial al que sin duda fue un cumpleaños de ensueño.